Foro Facebook G+ Twitter Youtube RSS Contactar
La Carboxiterapia produce una mejora de la microcirculación
mediante la aplicación subcutánea de CO2.
Cellu-Shape combina la Carboxiterapia Volumétrica y la
Terapia Microalveolarpara tratar la celulitis y la flacidez.
La aplicación de la Carboxiterapia
mejora el aspecto de la piel de naranja.
La Carboxiterapia está indicada para varios problemas
estéticos corporales, faciales y la alopecia.
La Carboxiterapia es uno de los tratamientos
más eficaces contra la celulitis.
  

¿Cómo se lleva a cabo un tratamiento de Cellu-Shape?

Es un procedimiento sencillo. La técnica debe ser realizada por un médico de IML o por un sanitario cuyo trabajo va a estar tutelado por un médico. 

Se realiza con un equipo especialmente diseñado para ello que permite controlar la velocidad de flujo y el tiempo de inyección, además de  monitorizar la dosis administrada. Consiste en la inyección subcutánea de CO2 con una aguja muy fina conectada a un equipo capaz de liberar el gas procedente de una bombona medicinal a velocidad y presión constante, con el fin de hacer el tratamiento seguro y confortable para el paciente.

Se aplican varias inyecciones con una aguja de diámetro inferior a la que se utiliza para inyectar la insulina y el gas se difunde rápidamente a los tejidos adyacentes.

No presenta efectos secundarios, salvo una ligera y fugaz sensación de presión o escozor en la zona de aplicación y un pequeño enrojecimiento que perdura unos minutos y que es muy buena señal porque indica la vasodilatación que está produciendo el tratamiento.

La cantidad inyectada en cada punto suele estar en torno a unos 50 cc y el número de punciones por zona (que va a variar en función de la superficie de la misma) está entre tres y cinco. Si tiene alguna duda sobre la Carboxiterapia, puede contactar ahora con IML, uno de nuestros médicos estará encantado de ayudarle.

 

Cómo se realiza el tratamiento de Carboxiterapia Volumétrica

Imagen de cómo se realiza el tratamiento de Carboxiterapia Volumétrica en IML.

El tratamiento de Cellu-Shape alcanza la máxima cota de eficacia al asegurar la difusión de la Carboxiterapia Volumétrica en los planos de acúmulos grasos y celulitis, introduciendo la Vacumterapia Microalveolar, que trabaja a través de la tecnología MMSA (Multi Micro Estimulación Alvelolada) y que genera 1180 microestimulaciones por cada 10 cm2, mediante la creación de una presión aspirativa que se aplica a la piel a través de rodillos fenestrados que consiguen una adaptación perfecta a las microvacuolas conjuntivas (estructura alveolar de la piel).

Cada rodillo produce una fragmentación del efecto de vacío y permite emplear dos unidades funcionales de contacto que trabajan de manera conjunta para cubrir la piel de la zona en tratamiento con movimientos simétricos con una movilización más adecuada del tejido conjuntivo. Este masaje específico mejora la eficacia de la Carboxiterapia Volumétrica y se realiza a continuación de la misma.

La optimización de la eficacia de este tratamiento permite conseguir una gran  mejoría en la piel de naranja en ocho sesiones, con intervalos mínimos de tres días entre las mismas. Una vez finalizada la sesión el paciente puede incorporarse a sus actividades de la vida cotidiana, evitando el sol en las siguientes 24-48 horas.

La Carboxiterapia mediante microinyecciones

La Carboxiterapia como tratamiento para la celulitis se administra mediante microinyecciones.

La cantidad de CO2 total empleada en cada sesión es variable, dependiendo de las zonas a tratar y características de cada paciente, pero suele oscilar entre 1000 cc y 2000 cc, siendo necesario, en algunos casos, emplear hasta 3000 cc.

Durante el tratamiento se produce una leve elevación momentánea del plano subcutáneo llamada enfisema, que remite en unos minutos, señal de la notable capacidad de difusión del CO2 y que es totalmente normal en el transcurso del tratamiento, así como la aparición de un aumento en la sensación momentánea de calor en esas áreas, consecuencia de la actividad vascular del gas. Al terminar el tratamiento se realiza un masaje en las zonas tratadas para ayudar a repartirlo aún mejor. Es posible que aparezcan hematomas, normalmente discretos, como consecuencia de las microinyecciones, muy dependientes de la fragilidad capilar de cada paciente y que ceden en unos días.

La frecuencia recomendada es de dos sesiones semanales, espaciadas al menos dos días y se requiere un mínimo de 10 sesiones, siendo en muchos casos necesarias entre 10 y 20 sesiones para apreciar una mejora significativa de la celulitis.

La duración de una sesión varía dependiendo del volumen inyectado y suele ser de unos 20-30 minutos. La mejoría, tanto en textura de la piel como en el volumen, es paulatina y lo habitual es que los pacientes empiecen a apreciarla a partir de la cuarta o quinta sesión.

Para el mantenimiento de los resultados obtenidos se recomienda que las pacientes realicen una sesión al mes o grupos de tres a cinco sesiones semanales cada seis meses.

Tratamiento para la celulitis en glúteos

Tratamiento de Carboxiterapia en IML para la celulitis en glúteos.

¿Desea conocer si la Carboxiterapia es el tratamiento más adecuado para usted? Puede solicitar una consulta informativa gratuita con uno de nuestros médicos expertos.